Crédito fotografía: 
El Ovallino
En esta oportunidad el punto de encuentro fue en el espejo de agua de la Alameda, desde aquel sector las cientos de ovallinas recorrieron las principales calles del centro para luego culminar en la plaza de armas.

A eso de las 6 de la tarde de este lunes se comenzaron a congregar cientos de ovallinas en el espejo de agua ubicado en el sector de la Alameda de Ovalle, la convocatoria era por motivo de una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Esta vez con mascarillas y menos multitudinaria que años anteriores, producto de la pandemia, pero con la misma fuerza y entusiasmo de siempre.

Finalmente fueron más de 500 mujeres las reunidas quienes a eso de las 19 hrs dieron inicio a la marcha. Desde el punto de encuentro emprendieron camino por Ariztía Oriente, llegando hasta la intersección de las avenidas La Paz, Craig de Luksic y Manuel Peñafiel.

En dicha rotonda ocurrió el único momento en que la manifestación fue interrumpida, cuando una ambulancia necesitó pasar, pero rápidamente las manifestantes hicieron espacio.

Tras esto siguieron con sus cantos y gritos de protesta social bajando por Ariztía Poniente hasta llegar a calle Libertad, en donde emprendieron dirección hasta la Plaza de Armas, dando fin a su marcha.

El trayecto contó con el apoyo de automovilistas que pasaban por el sector, quienes al son de las bocinas y aplausos se unían a la protesta social.

“Ni una mujer menos, ni una muerte más”, “arriba el feminismo que va vencer” y “No es No” eran algunos de los gritos de lucha que graficaban el descontento del género femenino con la desigualdad y el machismo de la sociedad.

“Acá podemos encontrarnos con muchas compañeras, de las cuales somos todos diversas, hay trabajadoras, estudiantes, profesoras, etc. Estamos luchando por nuestros derechos” comentó Fanny Vega, quien es parte de la agrupación feministas Ovalle y del sindicado de temporeras del Limarí Sin Temor.

 

Falta de equidad laboral

 

La desigualdad en el trabajo fue uno de los temas principales de las manifestantes. Karina Olivares, trabajadora social y candidata a concejal, señaló en este punto que “estamos reunidas y somos luchadoras, exigimos derecho laboral en donde hemos sido postergadas por muchos años. Por ejemplo hasta el día de hoy tenemos los mismos trabajos pero menos sueldos, hemos conseguido algunas cosas pero todavía la brecha es muy fuerte”.

Por su parte, Jeniffer Mella agregó que “este 8 de marzo lo recibimos con preocupantes cifras, las mujeres hemos retrocedido 10 años como fuerza laboral producto de la pandemia, hemos tenido que asumir las labores de cuidado del hogar, de los adultos mayores, y de las niñas y los niños que no han estado con escolaridad durante el 2020, hemos tenido que renunciar a nuestras fuentes laborales en algunos casos”. De esta manera queda de manifiesto, que si bien la sociedad ha avanzado, aún quedan muchas cosas por mejorar.

La manifestación se desarrolló sin la presencia policial, por lo que en ningún momento hubo altercados ni tampoco desmanes que lamentar.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X