• Una de las principales preocupaciones de los apoderados es la posibilidad de contaminación de alimentos
  • Los alumnos deben convivir rodeados de moscas en la sala de clases
  • Si bien se ha fumigado, los insectos vuelven
Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Este jueves a las 17:00 horas la comunidad educativa de la escuela Cerro Tamaya, junto con representantes de los vecinos de El Talhuén y autoridades tienen programada una reunión para conversar sobre el problema y buscar soluciones.

Una plaga de moscas tiene molestos y preocupados  a los vecinos de El Talhuén, especialmente a los apoderados de la escuela Cerro Tamaya, del sector, ya que ven como los insectos aumentan sin cesar e interfieren con los procesos educativos, así como en la alimentación de los estudiantes.

Marisa Campos, vecina del sector y trabajadora del colegio sostuvo que la plaga comenzó hace aproximadamente cuatro semanas. “Son muy molestosas, no dejan almorzar, tomar desayuno, hay que estar corriéndolas, porque se paran en todas partes, están en el baño, en la cocina, es demasiado fuerte esto de las moscas”.

Para María Pizarro, apoderada de pre-kínder y sexto básico la situación se ha vuelto insostenible y si bien, han hecho dos fumigaciones, éstas  no han dado los resultados esperados “han venido a fumigar dos veces y hasta el momento no hay solución alguna, es imposible que se estén manipulando alimentos, no hay una solución concreta” sostuvo la apoderada.

“Se han hecho las fumigaciones, pero la situación persiste” Juan Guerrero, director escuela Cerro Tamaya

Eduardo Santibáñez, apoderado de primero básico indicó que “la situación está cada vez más complicada, porque hay demasiadas moscas, en la sala, en los comedores en la oficina, en todos lados, es insostenible que los niños estén dentro de la sala porque son muchas”. El apoderado agregó que luego de las fumigaciones (la última de ellas el sábado) la plaga volvió “da pena que nuestros hijos tengan que estar comiendo en esas condiciones”.

ACCIONES ADOPTADAS

Dentro de las acciones adoptadas por el establecimiento educacional estuvo la fumigación, acción que se repetirá dentro de los próximos días, así lo manifestó Juan Guerrero Miranda, director de la escuela quien relató que: “A principios de marzo se empezó a detectar presencia de moscas y fue aumentando cada vez más, se entregó la información, siguiendo el conducto regular, al Departamento de Educación, se informó a Higiene Ambiental y se les pidió si podía  hacer una visita y ellos estuvieron presentes, vinieron y le informamos de los posibles focos que nosotros pensamos que podía ser”.

Guerrero puntualizó que se han realizado varias acciones para afrontar el problema, “Se han hecho las fumigaciones y las desratizaciones, pero la situación persiste, yo creo que dentro de esta semana estaría haciéndose otra” indicó el director.

A juicio del mismo director y de la comunidad, los posibles focos estarían en actividades cercanas al colegio y que tienen que ver con la crianza de animales, como chanchos y gallinas. En esta línea la Secretaría Regional Ministerial de salud instruyó un sumario sanitario a una empresa dedicada a la venta de huevos.

“El día 8 de marzo se realizó la primera inspección por parte de la Seremi de Salud, la cual arrojó un sumario sanitario con la implicancia de una sanción monetaria que fue dictada el 20 del mismo mes” explicó Alejandro García, Seremi de Salud, agregando que: “Como nuestro presidente ha mandatado estar en constante preocupación por los problemas que afectan a la comunidad. Hoy (este miércoles) la oficina comunal de Ovalle concurrió al lugar para verificar la subsanación del sumario sanitario puesto anteriormente, encontrándose que estos no habían sido mejorados, por lo cual se aplicó nuevamente un sumario sanitario y una prohibición de funcionamiento a este establecimiento (venta de huevos)”.

SE DESCARTA SUSPENCIÓN DE CLASES

Si bien el problema de las moscas afecta a toda la comunidad, los apoderados del colegio manifestaron que la presencia de estos insectos en la escuela podría significar un riesgo para los alumnos, sobre todo por la manipulación de alimentos, por lo mismo, de no existir una pronta solución estarían dispuestos a tomarse las dependencias del establecimiento.

Paola Castillo, apoderada del colegio, indicó que esperan que se suspendan las clases en caso de no haber una pronta solución “Lo encontramos antihigiénico para nuestros niños, porque están expuestos a muchas enfermedades, la verdad es que nadie ha tomado medidas serias respecto de esta situación, a nuestro juicio, como apoderados, creemos que lo más sensato es que se cierre la escuela y los niños no asistan a clases”.

El director del colegio descartó esta posibilidad, por el momento, ya que asisten alumnos que necesitan la alimentación “una suspensión de clases acarrea un montón de dificultades, nosotros tenemos niños que dependen de la alimentación que reciben en la escuela, entonces al hacer una suspensión de clases esos niños quedan sin alimentación, la mayoría de las mamás trabaja, si el niño no viene a la escuela queda en la casa solo y sin alimentación, entonces es un caso complicado tomar esa determinación” manifestó Guerrero, agregando que “si la Seremía de salud dice que es imposible funcionar no quedaría otra alternativa que llegar a ese extremo, pero eso lo van a decidir ellos”.

Luego de la reunión de este jueves, los apoderados decidirán sus acciones a seguir. “Nosotros nos hemos planteado solamente esperar hasta el viernes y ya el lunes tomaremos medidas más drásticas, porque no puede ser que los niños vengan acá en estas condiciones”, explicó Paola Castillo.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X