Crédito fotografía: 
Cedida
Gonzalo Fernández fue uno de los impulsores de esta cruzada solidaria que lleva más de seis años socorriendo a quienes se encuentran vulnerables en la comuna. Sin embargo, debido al coronavirus y al aumento de cesantía en la región, el número de hombres y mujeres que requiere de esta ayuda, ha incrementado notablemente, según comentó el funcionario de la institución católica.

Por Viviana Badilla Vargas

Compleja ha sido la situación que se está viviendo actualmente, ya que la crisis sanitaria y económica que se encuentra instalada en el país, no ha dejado a nadie indiferente. Es más, cientos de personas se han coordinado para entregar ayuda a todos quienes la necesiten.

Así es el caso de Gonzalo Fernández Bonilla (60), quien se desempeña como auxiliar de la Iglesia San Vicente Ferrer. Él en conjunto con sus compañeros de trabajo y con el respaldo del párroco Luis Alberto, iniciaron en el año 2014 las entregas desayunos a las personas en situación de calle de la comuna.

“Nosotros atendíamos a 80 personas, pero ahora con la pandemia este número ha aumentado a 120. Y bueno, en su mayoría son hombres, pero con el tiempo se han unido mujeres. También, se han visto personas más jóvenes ahora, quienes han perdido sus trabajos por la crisis sanitaria. Ellos vienen a pedir desayuno, los reciben y se van en seguida, quizás por vergüenza”comentó.

Asimismo, este gran equipo de trabajo, se preocupa todos los días de coordinarse  todas las mañana, para así llevar a cabo la preparación y entrega de los desayunos, los cuales son entregados en la parroquial (Ubicada en calle Arauco, entre Vicuña Mackenna y Libertad), una de las instalaciones que puso a disposición la iglesia para hacer efectivo el traspaso de la primera comida del día.

“Lo que damos para desayunar son tazas de café, té o leche cuando hay. Cuando tenemos sopa, les damos en las mañanas. Y bueno el pan puede ser con mantequilla, mortadela, pero va a depender de lo que tengamos. Y esto lo entregamos en un lugar que es de la iglesia que nos facilitó el párroco Luis Alberto. Por el momento tenemos que atenderlos afuera, debido a la contingencia”, aseguró.

Por otro lado, el realizar esta acción solidaria requiere de bastante precaución y cuidado, ya que al ser cuantioso el número de individuo, se corre el riesgo de contagiarse del letal coronavirus. Razón por la cual, se han tomado todas las medidas necesarias.

“Tenemos todos los implementos para que a los colaboradores no les pase nada como alcohol gel y mascarillas. Las personas que vienen a buscar desayunos lo hacen con mascarillas y si no tiene nosotros les damos. Es por esto, que esas son las cosas que más nos faltan, como los escudos faciales, alcohol gel, guantes y mascarillas”, puntualizó Gonzalo. 

Del mismo modo, y con la fe intacta, este grupo de personas han realizado una acción destacable. Pero, aún necesitan la ayuda de más gente para seguir dando alimentos a quienes pasan hambre y frio en las calles de Ovalle.

 “Espero se integren más personas, para que así podamos seguir entregando ayudado a quien la necesita. Yo siempre le pido a Jesús, que cuide de todos quienes colaboran acá en la iglesia”, finalizó.

 FRASE: “Estoy muy agradecido de la ayuda que nos dan agrupaciones como  Legión de María, la Red de Trabajadores Social y obviamente, quienes nos ayudan con la mercadería para los desayunos, sin ellos esto no sería posible”. Gonzalo Fernández, auxiliar de la Iglesia San Vicente Ferrer.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital